Preciosa florecilla

La fotografía es de hace una semana, en la Alhambra. Tan pequeña, en aquellos inmensos jardines, pasaba inadvertida. Acercándome unos pasos me llamó la atención la fuerza del color y la ligereza de sus estambres con sus anteras y filamentos. Enseguida recordé el principio de incertidumbre que muestra el resultado de la multiplicación de una cantidad muy grande por otra muy pequeña. Aquí ese incertidumbre fue la llamada al fotógrafo para que le diese relieve, el de la belleza, que no se mide en unidades de materia.