Renacer

Eso es lo que está haciendo exactamente este quejigo de la sierra de Huétor después de su parón invernal. La curiosa mezcla de brotes verdes y ramas secas forma una estampa singular, tanto como para conseguir que me fijará de forma particular en ella y me decidiera a fotografiarla.

Una belleza peligrosa

Ayer me desayunaba con una triste noticia: un alpinista español, Íñigo de Pineda, se precipitaba al vacío desde una altura de 800 metros después de hacer cumbre en el Kangchenjunga (la tercera montaña más alta del mundo, con 8586 m) junto a otro español. En abril morían otros dos alpinistas españoles en el Himalaya, esta vez en el Dhaulagiri, otro de los ochomiles, sepultados bajo un alud de nieve que los cogió descansando en sus tiendas del campo base.
Está claro que Sierra Nevada no es el Himalaya, y aún así todos los años tenemos tragedia. El Veleta no es el K2, pero este invierno perdía la vida una excursionista al resbalar por el hielo. También este invierno perdía la vida un alpinista en la chorrera de la mosca, en el Mulhacén, al precipitarse al vacío desde un centenar de metros. Los accidentados con fracturas y otras lesiones menores han sido bastantes numerosos este año.
Cuidadito por donde nos metemos, el equipo que tenemos y a dónde nos asomamos para hacer fotos. Yo me aplicaré especialmente el cuento, porque soy de esos "imprudentes" que se asoman a todos sitios y que me gusta subir por todas partes. Cada vez que veo una noticia de estas se me "corta el cuerpo".

Misa de Pentecostés


El paseo de esta mañana por Sierra Nevada, camino del Veleta, fue muy bonito. Frio, viento y niebla fueron los protagonistas, pero la sorpresa nos la llevamos cuando al acercarnos a la Virgen de las Nieves y nos encontramos con un sacerdote celebrando la Misa del Domingo, acompañado por un grupo de fieles que la seguían con gran intensidad. Recordaba un pasaje evangélico, quizá el de la Ascensión. Llamaba la atención la generosidad de esas personas que con frio y viento ingratos siguieron toda la ceremonia.

Camino de Fuentefria


Habíamos dejado el Puente de Sieteojos. Se divisa el Trevenque en primer plano y al fono el Veleta. Miguel Ángel siempre en primera posición que no hay quién se la pueda arrebatar.

Maternidad en la calle


Es una estatua del escurltor Miguel Moreno que expone estos días en el edificio Zaida, del arquitecto Siza. Es obvio que no la pudieron subir a la primera planata dónde se concentran los otros trabajos del escultor granadino. Sin dud embellece la calle.

Una nueva textura de trigo madurando


El brillo, el viento, el color, los colores, y la grandeza de una extensión inabarcable han cread esta imagen.

Patio del Generalife

Perdonad esta nueva entrada del Generalife. La incluyo porque el recorte que aporta el arco le da más armonía y proporción a la fotografía. A pesar de la mucha gente que este domingo había, la toma está bastante limpia y la gente sugiere que estamos en un edificio vivo y moderno.

Es una puesta de sol vista a través de las torres de las iglesias vecinas. Algo más de altura hubiera dado mas relieve al color rojo y a las cúpulas de los templos.

Noche de mayo


Desde la ventana y en un momento de luz decreciente, justo en el ocaso me parecía que cobraban nueva belleza los tejados del primer plano y los monumentos de la vecina colina de la Alhambra. Ahora que la queremos incluir entre las siete maravillas del mundo, vaya esta nueva contribución, que recoge igualmente bello, su entorno.

Noche de mayo



Desde la ventana y en un momento de luz decreciente, justo en el ocaso
me parecía que

Me toca


Meses viendo fantásticas vistas de Sierra Nevada tomadas por

Leo... ya me tocaba!

Un mar de árboles

A pesar de que la luz era dura y poco apropiada para la fotografía (el sol estaba ya alto), no me resisto a subirla por lo bonita que es general esta vista, con el inmenso bosque de la Sierra de Huétor y las cumbres nevadas al fondo.
La fotografía está realizada desde el paseo de la acequía del Fardes, durante este mes de mayo.
Dado el excesivo contraste entre la exposición de las cumbres y el oscuro pinar, no tuve más remedio que aplicar exposiciones independientes en esas dos zonas usando Photoshop (es lo mismo que usar un filtro tradicional de degradado neutro inverso de -2 ó -3 pasos de exposición). El objetivo está ahora en poder repetir esta vista con una luz mucho más agradable y sin contraste de zonas para poder conseguir una foto totalmente natural...

Un castaño de indias


Es un árbos al que tengo mucho aprecio. En este caso se suma la coloración rosa de sus flores en pleno esplendor. Trataba de hacer un macro de los que aprendí de Leo cuando esta chica se puso delante y poso en similar empeño al mio.

Cualquier rincón de Granada


Granada es una ciudad mágica, desde cualquier esquina se encuentra un encuadre ideal. La Sierra Nevada al fondo o alguna de las Torres de la Alhambra enqiquecen la imagen. Aquí en primer plano los chorros gruesos de agua de fuente de Isaber la Católica y al fonto la Torre de la Vela y el Carmen de los Acosta.

Luces de montaña

Que es el título del más famoso libro de Galen Rowell, considerado por muchos como el mejor fotógrafo paisajista de montaña que ha existido jamás (el libro por cierto está agotado y no hay forma humana de conseguirlo en castellano, yo no lo he visto pero dicen que es alucinante).
No se me ocurría otro título para esta foto (tomada cerca de los Peñones de San Francisco durante un atardecer de marzo, antes de las grandes nevadas de la primavera). Prometo que no hay retoque de ninguna clase y que la luz es completamente natural, corresponde a los últimos rayos de sol justo antes de ponerse.

Polén

Granos de polén tomados con un factor de ampliación de 5x. Como era temprano por la mañana, también hay gotas de rocío junto a ellos.

Y un cuerno...

O al menos eso interpreté yo que me decía este baboso caracol cuando le pedí que posará para sacarle una instantánea... El gesto me da a mí que es bastante elocuente, ¿verdad?

A 2600 metros


En el corazón de la Sierra, a 2600 metros de altura, donde nace el río Maitena encontré estas flores al borde de uno de los múltiples arroyos que manan por todas partes.

Los chopos en el campo de mayo



El campo está verde como hace tiempo que no lo veía. Esta estampa está tomada en un punto cercano al puerto de las Pedrizas, entre Málaga y Granada.

Lejanos recuerdos

Con las calurosas temperaturas de estos días, imágenes como la presente se pierden en nuestra memoria y empiezan a ser un recuerdo lejano del invierno que hemos superado. Pero nunca está de más rescatarlas, aunque sólo sea por refrescar nuestros ánimos ante el verano que se nos viene encima.

Asio otus

Que es su nombre científico, siendo su nombre vulgar el de Búho chico. Tuve la suerte de poder fotografiar esta bellísima rapaz nocturna gracias a la ayuda de mi tío Eduardo que desde hacía un tiempo lo había observado en el bosquete que posee dentro del jardín de su casa, muy cerquita de la sierra de Obeilar. Al parecer había anidado en uno de los árboles y por eso con cierta frecuencia se dejaba ver. El sábado por la mañana estuvimos tratando de localizarlo en su posadero habitual y aunque nos llevó más de una hora dar con él, al final lo conseguimos y pudimos sacarle este retrato (el único lo suficientemente cerca, a foco y sin ramas que pude hacerle). Deseché cientos de fotos debido a la falta de luz debajo de los árboles y por disparar a pulso con una focal de 400 mm, pero así es la fotografía... Menos mal que al menos pude salvar esta foto.

Macro-extremo

Esta es la cabeza de un díptero minúsculo, de apenas 3 mm de longitud, fotografiada a una ampliación de 5x (cinco veces el tamaño real). A estas ampliaciones es muy complicado obtener buenas imágenes y para colmo no hay casi profundidad de campo para sacar al sujeto entero a foco. Eso sí, la foto que sale bien es bastante espectacular, sobre con los insectos.

Un pacto en la montaña

En lo más alto del Veleta, cuando me disponía a tomar mi refrigerio para recuperar fuerzas después de la subida, este curioso pajarillo (acentor alpino) se acercó hasta a mí para proponerme un pacto: una pose fotográfica a cambio de unas migajas de mis barritas energéticas de muesley... Creo que fui yo el que salió ganando con el trato porque le saqué un buen puñado de fotos, quizás más de las merecidas para la comida que se llevo.

Camino del Veleta (Final)

Y finalmente, esta última del picacho y del corral del Veleta, que como podéis ver está a tope de nieve.

Camino del Veleta (III)

Y esta otra del picacho entre nubes...

Camino del Veleta (II)

... También me regaló esta otra de los primeros rayos de sol sobre el paredón norte del picacho.

Camino del Veleta (I)

El pasado lunes 30 de abril, mientras subía por la mañana temprano camino del picacho del Veleta, un bonito amanecer me regaló esta imagen del Mojón del Trigo con su antiguo refugio de montaña... No fue la única imagen que me regaló aquella mañana...

Romería de la Virgen de la Estrella



Que no se puede negar que estamos de romería los trajes y los caballos, la sensación de alegría y un colorido sin cuento, que ni siquiera la cámara ha sido útil a tal fin. Se me ha escapado el precioso cielo azul con cirros.

Los toros enla dehesa


Una dehesa andaluza cuajada en verde por las lluvias de los últimos días nos ofrecia esa pacífica imagen de los toros sesteando. Camino de Navas de San Juan.

Caballos amigos


La placidez del día y el contraste de colores me llamó la atención y dirigí la cámara a estos nobles animales.

Glicinia

Leo, al oirnos hablar de estas preciosas flores azules, Ben nos ha enviado las que cubrenla fachada de su casa. Indudablemente nos va a costar trabajo alcanzar una superficie de esas dimensiones. Enhorabuena al cuidador y fotógrafo.

Más pueblos blancos


Me quedan dos imágenes de pueblos blancos; los subo seguidos tal y como se visitan: se trata de una ruta que los recorre y realmente vale la pena. Esta vez se trata de Setenil.