Noche de mayo


Desde la ventana y en un momento de luz decreciente, justo en el ocaso me parecía que cobraban nueva belleza los tejados del primer plano y los monumentos de la vecina colina de la Alhambra. Ahora que la queremos incluir entre las siete maravillas del mundo, vaya esta nueva contribución, que recoge igualmente bello, su entorno.

2 comentarios:

Juan Ángel dijo...

Oriol, espero que te guste, porque tienes el Realejo en síntesis.

oriolmad dijo...

Me gusta el sitio, la luz en cambio...