¿Y tu que miras?

Si os fijáis le falta una pata y además tiene las alas bastante dañadas. Al parecer los machos de determinadas especies de libélulas mantienen violentos combates durante la época de apareamiento para conseguir los favores de las hembras. Es probable que el precario estado de este ejemplar pudiera deberse a estas luchas.

3 comentarios:

oriolmad dijo...

La nitidez es impresionante. Trípode? Distancia?

Anónimo dijo...

parece imposible.

Leo Cabrera dijo...

Pues sí señor, está hecha con trípode, al cual considero absolutamente imprescindible para realizar en serio fotografía macro e incluso de paisaje, y a pesar de la lata que supone llevárselo en largas caminatas.
Para hacer esta foto me sitúe a unos 40 - 50 cm de la libélula, teniendo montado un objetivo macro de 180 mm.